domingo, 4 de marzo de 2012

Los Médicos en la pintura de Frida Kahlo

Este espacio estará dedicado a la relación que las artes en general, en este caso la pintura y una de sus más grandes exponentes tuvieron con la medicina. No aspiro a encontrar el hilo negro o hacer revelaciones que sean ya de dominio de los especialistas, simplemente quiero hacer del conocimiento de los profesionales médicos principalmente pero de todos los que accedan a este blog el como una ciencia como la medicina, tiene muchas e intrincadas relaciones con las artes. Una de ellas es la que expongo a continuación a su consideración.
Dedicado a mi amiga Raquel Gónzalez Burns. Médico  Psiquiatra y amante de las artes.

Autoretrato con vestido rojo y dorado.
Frida Kahlo.
Oleo sobre lienzo. 1941.
37.8 x 26.9 cm.
Colección Jacques y Natasha Gelman. Ciudad de México.



Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón murió el 13 de julio de 1954 en su casa estudio en Coyoacan, lugar donde había nacido 47 años antes. Una de las mas grandes pintoras de México, cuya vida estuvo marcada por el sufrimiento y el dolor y que además tuvo una relación con los médicos y la medicina si bien dolorosa tambien vital.

En el pequeño pero significativo libro de la gran critica de arte Raquel Tibol, “Frida Kahlo una vida abierta”, hace una descripción de la maravillosa artista mexicana como sigue:
“¿Cómo era Frida? Era un reactor de alto potencial que emitía descargas constantes. Conocia la vivencia mas profunda de eso que llamamos entusiasmo. Necesitaba la exaltación que se trenza con el amor, la alegría y la verdad. Ornamentaba la verdad, la inventaba, la desmenuzaba, la extraía, la provocaba; pero jamás la tergiverso. Era credula; creia en  la gente, en su palabra, en su historia, en su posibilidad, en sus sueños, en su calidad. Era celosa, celaba sus pasiones, su odio, su singularidad. Hizo de si misma un motivo de admiración para los demás. Si en eso hubo vanidad, capricho, insolencia, nunca fue necia o soberbia. No conocio la humildad porque no conocio la resignación. Frida es una paradoja definitiva para  ejemplificar el poder de la rebeldia ante el destino, del triunfo de una actitud, de la belleza del ser consciente, de la voluntad tendida como flecha contra un destino adverso”
En 1946 la médica alemana Henriette Begun, radicada en México desde 1942, realizó una historia clinica de Frida, en la que puede leerse:
“Antecedentes personales
1910-1917:” (el año de nacimiento en incorrecto, Frida siempre dijo haber nacido el año de inicio de la Revolución Mexicana cuando en realidad habia sido el 6 de julio de 1907) “nacimiento normal. Durante este periodo:sarampion, varicela, amigadalitis frecuentes, desarrollo y peso normales.
1918: Golpe en pie derecho con un tronco de arbol; a partir de entonces, atrofia ligera en pierna derecha con ligero acortamiento y pie desviado hacia afuera. Algunos médicos diagnosticaron poliomielitis, otros tumor blanco.Tratamientos: baños de sol y calcio. Sin embargo la enferma hizo durante este tiempo vida normal, deportes, etc. Mentalidad normal. No sintio dolores o molestias.
1926: (el accidente del que se habla a continuacion realmente ocurrió el 17 de septiembre de 1925) Accidente que produce: fractura de tercera y cuarta vertebras lumbares, tres fracturas en pelvis, once fracturas en pie derecho, luxación de pie izquierdo, herida penetrante de abdomen producida por un tubo de hierro que entro por cadera izquierda saliendo por el sexo, rompiendo labio izquierdo. Peritonitis aguda. Cistitis con canalización por bastante dias. Encamada en la Cruz Roja por tres meses, la fractura de columna paso desapercibida por los médicos hasta que la enferma fue atendida por el doctor Ortiz Tirado, quien ordeno la inmovilizacion con un corsé de yeso durante nueve meses. Cuando le quitaron el aparato llevo una vida “normal” pero a partir de entonces tiene la sensación de cansancio continuo y a veces dolores en la columna y pierna derecha, que no la dejaran ya nunca”…


La Columna Rota.
Frida Kahlo.
Oleo sobre lienzo montado sobre masonite. 1944.
43 x 33 cm.
Colección Dolores Olmedo Patiño, Ciudad de México.


Es la inmovilizacion la que hace que Frida Kahlo cambie su destino profesional, cuando acudió a la Escuela Preparatoria en la Ciudad de México, en el viejo barrio estudiantil del hoy Centro histórico, lo hizo pensando en convertirse en médico, una profesión que no cursaban muchas mujeres en esa época, fue en dicha Escuela Preparatoria donde conoció al amor de su vida, el también pintor Diego Rivera.
La vida de la artista esta marcada por un entrar y salir de hospitales, consultorios y examenes de laboratorio, la historia clínica nos revela un enorme sufrimiento fisico a pesar del cual pintó con una sinceridad por demas dolorosa.
De noviembre de 1930 a junio de 1931 los Rivera vivieron en San Francisco California, es ahi donde conoce al Dr. Leo Eloesser, aunque hay autores que afirman que realmente se conocieron en Cuernavaca en una de las visitas del prestigiado médico a nuestro país, como haya sido el Dr. Eloesser se convertiría en el asesor médico mas confiable para la artista además de un gran amigo para ella, en esa época siguiendo la historia clinica de la Dra. Begun “ aumenta el dolor del pie derecho,  aumenta considerablemente la atrofia en pierna derecha hasta el muslo, se retraen los tendones de dos dedos del pie derecho, dificultando mucho el caminar normalmente. El Dr. Leo Eloesser diagnostica deformación congenita de columna, dejando como secundarias las causas del accidente. Setoman radiografías que acusan escoliosis considerables y aparente fusión de la tercera y cuarta lumbares con desaparición del menisco intervertebral. Aparece una pequeña ulcera trófica en pie derecho…”
Frida pintó este retrato del Dr. Leo en agradecimiento por su amistad y consejo médico que tanto apreciaba. Fue pintado en su casa en Leavenworth Street 2152. El Dr. Eloesser fue descrito como “un hombre bajo con el cuello como un pájaro, al cual le gustaban los cuellos de camisa almidonados y altos, parecía un hombre joven que se había vuelto viejo de repente y tocaba la viola de un modo horrible…”
El barco sobre la mesa es un modelo de un schooner similar al que poseía el Dr. y que sacaba a navegar en la bahia de San Francisco. Frida nunca había pintado un barco antes por lo que preguntó a Diego como pintar las velas. Le dijo “ pintalas como quieras”, las pinto planas y con rebordes y unidas al mastil  con anillos como cortinas. Frida llamó al barco los tres amigos en clara alusión a el Dr. Eloesser, a Diego Rivera y a ella misma. El nombre del barco fue pintado en el cuadro.






Retrato del Dr. Leo Eloesser.
Frida Kahlo.
Oleo sobre masonite. 1931.
85.1 x 59.7cm.
Universidad de California.
Escuela de Medicina de California. EEUU.

Regresa a México, nunca deja de pintar y muchos de sus cuadros reflejan el dolor y el sufrimiento que en carne propia sentía. Que puede ser más grande que la sinceridad del padecimiento en la redención del arte, que puede ser más propio que el dolor de uno mismo representado en una pintura. En 1939 es atendida por el Dr. Farrill en México, de quien hablaremos en otra oportunidad, se le aconseja realizar operación de Albee, incluido el propio Dr. Albee por carta aconseja lo mismo. El Dr. Eloesser se opone a dicha intervención y es trasladada a principios de 1940 de nuevo a San Francisco, Cal. Donde se le da reposo absoluto, sobrealimentación, prohibición de bebidas alcoholicas ( las cuales ingiria en grandes cantidades), electroterapia, calcioterapia. Se restablece un poco y vuelve a realizar su vida más o menos normal, que en el caso de Frida era salir, pasear, divertirse, vivir….
En agradecimiento por el tratamiento que estabilizó su condición, pinto un autoretrato para él. La dedicatoria inscrita en una banderola en la parte inferior dice: “Pinté mi retrato en el año de 1940 para el Doctor Leo Eloesser, mi médico y mi mejor amigo. Con todo mi cariño, Frida Kahlo”. Los pendientes o aretes que lleva fueron un regalo de Pablo Picasso, el cual conoció mientras estaba en París. La mano en la inscripción asi como los pendientes, hacen referencia a lo que en México se llama “milagros”. Milagros son piezas hechas de cera o marfil con la forma del cuerpo humano que la persona quiere sea curada, y se deja en los altares del santo al que rezan. El collar de espinas alrededor de su cuello es un recordatorio del dolor del cual el Dr. Eloesser la liberó. Fue él quien más tarde convenció a Diego Rivera de que se reconciliarán y se casara con Frida por segunda vez.
                 Autoretrato dedicado al Dr. Eloesser.
Frida Kahlo.
Oleo sobre masonite. 1940
59.5 x 40cm.
Colección Particular
       El Dr. Leo Eloesser moriria en 1976 y la pintura siempre estuvo en su  poder, en 2007 se publicó un libro “Querido Doctorcito, Frida Kahlo y Leo Eloesser. Correspondencia”, en dicha publicación se recogen las cartas escritas  por ambos entre 1931 y 1951 y es ahí donde se constata la relación tan cercana y afectiva que hubo entre el médico y su paciente, relación de amistad de coordialidad que perduró hasta la muerte de la artista.
Para leer mas: Tibol, Raquel.  Frida Kahlo Una Vida Abierta.Editorial Oasis. Colección Biblioteca de las Decisiones. 1983  México, DF.

10 comentarios:

  1. Querido Mauricio, me siento afortunada de que me consideres en esta dedicación y continuaré pendiente de tus aportaciones.
    Te felicito nuevamente de lanzarte a esta aventura y cuento con que no dejes de explorar todas tus curiosidades artísticas y médicas.
    Un abrazo desde acá, desde mi vida, la locura y el amor que me impulsan.
    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por apesar del tiempo y la distancia seguir recordando a este amigo tuyo, mucho hace que cruzamos nuestro camino en la Facultad de Medicina pero sabes que el afecto y el cariño siguen intactos como en aquellos años.
      Yo tambien espero seguir en esta aventura, y sobre todo contar con lectores tan especiales como tú.
      Saludos desde la tierra de Juan Rulfo.

      Eliminar
  2. Querido Jorge Mauricio:

    Tras responder a uno de sus interesantes comentarios en mi blog, decidí hacer una nueva visita a su otro blog, el que ya conocía, y me he encontrado con la agradabilísima sorpresa de éste.

    Reciba, en primer lugar, mi más encendida enhorabuena por el feliz "parto". Se nota que es un maestro en la materia, y al recién nacido se le ve hermoso. Le deseo larga y afortunada vida. La felicitación ha de hacerse extensiva, también, a la entrada inaugural... ¡Magnífica! Hace tiempo que tenía en mente dedicarle una a la sin par Frida Kahlo. ¡Ya está hecha! Y, si más adelante, decido decir algo yo, ésta será ineludible referencia.

    Me va a permitir, amigo mío, que publicite su blog, tanto en alguna de los míos (concretamente lo haré en "Medicina y Arte" por su semejanza, y en "Medicina, Historia y Arte) como en la página de Facebook "Medicina, Historia y Arte". En Facebook aparecerá hoy mismo; en los blogs, como soy lento, tardaré algo más porque quisiera hacer una presentación, si no de la categoría que usted merece, al menos con una cierta dignidad.

    Reitero mi felicitación, Jorge Mauricio, y con ella reciba el más afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tomarse el tiempo para leer estas líneas, que como al inicio digo, no pretenden descubrir nada nuevo, solo hacer del conocimiento general situaciones,eventos y relaciones que, en este caso, guardan la medicina y la pintura.

      Quien mejor que la extraordinaria Frida Kahlo para iniciar esta aventura, quien vivió una vida llena de vida, como alguna vez lo comentó y quien para las limitaciones físicas no fueron sino un estimulo para plasmar el dolor y su sufrimiento en las telas.

      Gracias por la publicidad. Estoy subiendo una entrada por semana, es lo que puedo hacer debido al trabajo, una semana en este blog y una semana en "Tuercele el cuello a Clio", espero siga atento a mis intervenciones.

      Y no, no soy un maestro en la materia, solo un curioso de las artes, y la medicina.

      Eliminar
    2. Estimado Jorge Mauricio:

      "Alea jacta est". Cuatro buenos amigos míos -Sandra, Ars Vitae, Marisol y Gisleno- dos mujeres de Letras y dos médicos, ya han respondido al llamamiento...

      Esperaremos cada semana, aquí o junto al pobre cuello de Clio, seguros de sorprendernos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Gracias a la publicidad de Francsico Doña, he aterrizado aquí. Le deseo una buena travesía bloguera que seguiré con interés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero estar a la altura de lo que Francisco Doña a escrito en uno de sus blog tan interesantes y buenos respecto a este naciente blog de un servidor.

      Y que las participaciones y comentarios de Ars Vitae sean siempre bienvenidos...

      Eliminar
  4. (se me han juntado las letras sin mi permiso, como las cejas de Frida)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es marisopli, como las características cejas de nuestra internacional Frida. Espero le haya sido agradable la información, interesante lo escrito y asi mismo ojalá contactemos por aqui más seguido.

      Asi mismo la invito a conocer mi otro blog "Tuercele el cuello a Clío", donde se busca la relación de la medicina con la historia, espero sea de su agrado.

      Saludos desde el sur del estado de Jalisco en la hermosa República Mexicana.

      Eliminar